Vivienda y Educación

Desde la perspectiva de un estudiante

Por: | Ceirra Noel and Angel Amankwaah

Durante mucho tiempo, la creencia común de que si uno trabaja lo suficientemente duro para superar algunos obstáculos, puede lograr el epítome de la libertad completa ha dominado las mentes de muchos, ignorando por completo las barreras no erradicables que muchos enfrentan en forma de injusticia ambiental.

La injusticia ambiental no es simplemente no tener escuelas con diversas ofertas de cursos cerca, o un Whole FoodsTM a 5-10 minutos de distancia. Es mucho más profundo que eso. Tan profundo que algunos no logran ver sus efectos duraderos. La injusticia ambiental es mala, las tuberías contaminadas con plomo están presentes principalmente en las comunidades negras y latinx, lo que conduce a altas tasas de envenenamiento por plomo en la niñez. La injusticia ambiental es la contaminación química y del aire causada por las grandes corporaciones que exacerban el riesgo para la salud de las comunidades de bajos ingresos. Es la exposición continua a condiciones que amenazan la vida de las comunidades de bajos ingresos y POC (personas de color) lo que resulta en resultados de vida deficientes que se presentan como impedimentos dominantes para las familias.

Es ridículo que muchas comunidades hayan experimentado desigualdades extremas y sus efectos duraderos a través de la gentrificación, vivienda y atención médica inasequibles y desiertos alimentarios. Y debido a que estas no son condiciones nuevas para muchas comunidades subrepresentadas, la gente preferiría viajar a escuelas más lejanas que están fuera de su alcance únicamente porque los recursos que ofrece la escuela se consideran mejores que los recursos disponibles en las escuelas locales. Los padres tienen que tomar la decisión entre conducir 20 minutos para acceder a una tienda de comestibles de base natural como Trader Joe’sTM para mantener a sus familias, o abastecerse de alimentos procesados ​​a 3 minutos de su casa, ambos con efectos perjudiciales para su propia salud o para el medio ambiente. La ubicación de estas tiendas no es casualidad y nuestras comunidades continúan sufriendo estas condiciones. En lugar de depender de la mayoría de las comunidades blancas y privilegiadas para retener los recursos para que tengamos éxito, planteamos las preguntas “¿Por qué no podemos construir el éxito en nuestra propia área?” y “¿Por qué debemos trabajar incansablemente por los recursos que se dan a otros?”

No queremos recursos que sean de ‘talla única’; queremos iniciativas y programas invertidos en mejorar diferentes tipos de personas y que se centren en nosotros. No queremos programas basados ​​en la investigación de grupos de investigación blancos ricos. Necesitamos datos que se dirijan directamente a nuestras comunidades y comprendan la dinámica de nuestras estructuras individuales y grupales. No queremos representación en la forma de uno de los cientos/miles de personas que se espera que hablen en nombre de toda nuestra comunidad. Queremos una representación precisa de las mujeres, los hombres, los jóvenes y nuestras preocupaciones en multitud para obtener una descripción precisa de lo que nuestra comunidad necesita. Y no queremos que muchas organizaciones diferentes trabajen en sus propias soluciones. Queremos colaboración, queremos unidad y queremos asociación para ayudar a construir los aspectos y las personas que componen esta comunidad.

Sobre todo, no queremos una comunidad rica en recursos que sirva efectivamente a los jóvenes de la manera que dicen que lo harán, con poca coordinación y un éxito limitado. En toda la comunidad de GVR-Montbello tenemos muchas organizaciones pequeñas, organizaciones sin fines de lucro e iniciativas que superponen el trabajo con otros programas establecidos, lo que limita su impacto. Tenemos el mayor poder de todos, y ese es el poder de las personas, el poder de la comunidad, el poder en la unidad y el poder en nuestra unidad. Queremos ver más y mejor colaboración, asociación y coordinación para erradicar de manera efectiva los sistemas que continuamente descuidan nuestras necesidades.

Ceirra Noel es estudiante de tercer año en MLK Early College. Ha vivido en la comu- nidad de GVR-Montbello durante 14 añosy está involucrada en ella a través de organi- zaciones, por ejemplo, es fundadora del Club de Voluntarios de DMLK, líder juvenil de The Power of One, pasante de YAASPA y

miembro de The Know Justice Know Peace: The Take.

Angel Amankwaah también es Junior en DMLK. Ha vivido en GVR-Montbello durante 4 años y es un miembro activo de la comunidad a través de su participación en YAASPA, el club de voluntarios de MLK, su pasantía en Children’s Hospital y Steps to Success Montbello.

Categories: En Español

es_MXSpanish